miércoles, 18 de julio de 2012

ME QUEDAN DOS FESTIVALES.
(The Cure en BBK Live).
Me estoy haciendo viejo y cuento los festivales que me quedan por ver hacia atrás. Mi presencia en el BBK Live del viernes será posiblemente una de las últimas. Dentro de cincuenta o sesenta años aun podré recordar el pestilente aroma de los baños, la cola para hacerse con cerveza o los tumultos indiscriminados que me tuve que comer sin otra excusa que desplazar un pie a un lado o torcer instintivamente la cabeza cuando se me quedaba dormido el cuello. No te quiero ni contar los desplazamientos entre continentes, esos en los que tienes que atravesar la carpa chill-out y las colas que abandonaste hace media hora, como si te emboscaras en la recuperación del trono ése de hierro. Muy chungo. No cabemos más, vosotros seguir haciendo números y pajearos con las cifras, pero lo del otro día ya fue algo más que inaguantable. Si uno lo sosporta es por deporte. Y por disfrutar de una hora a The Cure y memorizar los movimientos de Simon Gallup. A estos aun les quedan algunos festivales más que a mi, contenplar las hordas Targaryan desde arriba.